Comenzamos con el proyecto en Tucumán


Hoy queremos que conozcas un nuevo proyecto: ‘Crecer Juntos’

Crecer Juntos es una Asociación Civil, que viene desarrollando sus acciones hace ya 20 años en los barrios de la periferia del noroeste de San Miguel de Tucumán. Esta organización se encuentra conformada por mujeres, Madres Cuidadoras, quienes están a cargo de los Hogares Centros en los que atienden a más de 500 niños y adolescentes por semana. Estas mujeres se reúnen, hace mucho tiempo ya, a iniciar este proyecto social a partir de la desnutrición infantil que crecía fuertemente en la región.

Actualmente reciben, en los 8 centros que tiene la asociación, a cientos de chicos para brindarles un plato de comida, amor y contención. Desde el servicio de estos Hogares Centro se realizan diversas acciones, implementado programas enfocados en la infancia, los jóvenes, las mujeres, abriendo así un mundo de oportunidades a todas esas comunidades.

Entre  algunas de las líneas de acción que abarcan están: la intervención nutricional desde la desnutrición y mal nutrición, la salud preventiva, el desarrollo integral desde la estimulación temprana, organización y formación en liderazgo infanto – juvenil, educación formal y no formal, talleres de recreación y tiempo libre, formación artística, formación profesional, organización y formación de mujeres lideres de distintos barrios donde se llevan a cabo las tareas, se apuesta a un fuerte desarrollo comunitario, y tantas más.

A partir de esta iniciativa integral, y dentro del marco del Programa Vulnerabilidad del Arte de Vivir, se decidió apadrinar estos espacios y comenzar a trabajar en conjunto. Desde este programa se estarán brindando técnicas de respiración, meditación y relajación a la comunidad, tanto a adultos como a niños. Con estas técnicas se busca fortalecer a los chicos para que puedan crecer en valores y encontrar alternativas a la dura realidad que les toca enfrentar. Así como también empoderar a los adultos, siendo esto una tarea fundamental ya que son los pilares y el ejemplo para tantos chicos de la comunidad. Hoy en día la mayor problemática que se encuentra en estos barrios es el consumo de drogas en adolescentes y niños.

Dentro de esta indiscutible realidad, se elaboró una minuciosa planificación para acercar a esta gente, todas las herramientas que tiene la fundación El Arte de Vivir. En este sentido, el jueves 5 de noviembre llega el primer curso Happiness Program orientado a la madres que contribuyen dedicando su tiempo, poniendo al servicio de esos chicos sus manos, sus habilidades, conocimientos, todo su amor y contención. Serán las primeras que reciban la poderosa técnica de respiración Sudarshan Kriya, que les permitirá bajar los niveles de estrés que viven por el hecho de trabajar en un contexto como éste, conocer nuevas herramientas para lidiar con lo que enfrentan diariamente y transmitir esta nueva mirada que les dará el curso, a los chicos y adolescentes que asisten.

Cuántos de nosotros no sabemos qué hacer o cómo hacer para ayudar a nuestros chicos y adolescentes y alejarlos de las drogas y malos hábitos? Está es una oportunidad para ellos y para vos también, te invitamos a que seas parte del cambio de nuestra sociedad como voluntario o donante.

Que todo nos involucremos es lo que hace la diferencia para que también otros proyectos puedan surgir y abrirse camino.

Contactate directamente con vulnerabilidad@elartedevivir.org para participar o informarte.

Roberto y su carro


Roberto, de actividad reciclador (eufemismo de cartonero) fue desalojado y despojado, entre otras cosas de SU CARRO.

Un dia los voluntarios de Las manos que Ayudan  advirtieron que Roberto necesitaba ayuda para recuperar su principal herramienta de trabajo.

Entonces desde ese instante el equipo que distribuye las viandas se puso en campaña sin más tramite y bajo el lema «un carro para Roberto», los voluntarios comenzaron a difundir por todos lados -utilizando el boca a boca y las redes sociales, este urgente pedido. Una cifra de 1000 pesos que se logró juntar en tiempo récord.

Luego de transcurridos unos pocos dias y con el esfuerzo de todos los voluntarios finalmente alcanzaron la meta de juntar el dinero necesario.

Esta historia termina en que el lunes pasado 15:30 hs  un flamante carro traido con el tren cartonero de San Martin resulto ser  entregado en los Recorridos Nocturnos, Roberto que sin haber pedido nunca nada, lo recibió dichoso, con los brazos abiertos y lleno de agradecimiento y emoción.

Una  vez más el compromiso de los voluntarios y una misión muy clara lo hizo posible.

Las Manos que Ayudan es un programa de servicio de la Fundación el Arte de Vivir que reúne más de 500 voluntarios, que buscan mejorar la calidad de vida de la gente en situación de calle.
Para colaborar tanto prestando servicio o mediante  una donación podés visitar aquí o escribinos a lasmanosqueayudan@elartedevivir.org

Más de 980 cubanos se quitan el estrés


Noticias Internacionales | La Habana, Cuba

Cuba renueva sus votos. Más de 600 personas participaron de este segundo curso de El Arte de Vivir en  La Habana. Hace un mes atrás participaron 380.

Testimonio de Catalina Jiménez, Instructora de El Arte de Vivir Colombia

En junio de 2015 cuando estuvimos en la Habana junto a Sri Sri Ravi Shankar muchas cosas nos movilizaron internamente a cada una de las personas que tuvimos la oportunidad de acompañarlo, pero también se movieron muchas cosas en este país.

Además de participar en la mesa de negociación de paz para el proceso colombiano, Sri Sri ofreció una conferencia en la Universidad de la Habana a la cual asistieron un poco más de 200 personas. Cada una de ellas salió de la universidad con una sonrisa imborrable y desde ese momento comenzó a sembrarse la semilla para que El Arte de Vivir llegara a Cuba.

En septiembre de 2015, Francisco Moreno Ocampo, Instructor Senior de El Arte de Vivir, apoyado por el cubano Juan Davila, tuvo la oportunidad de dictar el primer curso de El Arte de Vivir en la Habana frente a 400 personas aproximadamente.

El último lunes terminamos el segundo curso con más 650 asistentes. Todo el proceso fue una locura y una hermosura. La gente se inscribió con más de un mes de anticipación, pero así y todo hasta el último momento seguían acercándose nuevas personas. Muchos esperaron casi dos horas afuera del teatro para entrar al primer día del curso. El teatro estaba casi lleno y aunque no supieran nada de El Arte de Vivir cada vez eran más quienes pedían que los dejáramos entrar.

Los 4 días del curso fueron increíbles, tuvimos muchas manifestaciones de amor, palabras de agradecimiento hacia Guruji [como lo llamamos cariñosamente a Sri Sri], muestras de afecto, compromiso, apertura, disponibilidad y una felicidad infinita.

Los habaneros, nos entregaron su corazón, nos dieron su confianza y con toda la persistencia que los identifica estuvieron muy comprometidos con este conocimiento. Nos abrieron las puertas de su corazón y nos hicieron sentir como hermanos.

Hoy estos 1.000 voluntarios de El Arte de Vivir forman parte de esta hermosa familia mundial y quieren que todo Cuba respire. Por eso haremos más cursos, seguiremos viajando a Cuba para estar en la Habana y por qué no en más ciudades. Este país estaba esperando recibir nuestras herramientas. Ahora tenemos la responsabilidad y la felicidad de seguir compartiendo nuestros conocimientos.

Catalina Jiménez

Voluntaria e Instructora de El Arte de Vivir Colombia

12027561_10153660542865505_8818047005023389450_n

El poder curativo de los mantras y los bhajans


Por Ignacio Escribano*

Los mantras son sonidos, vibraciones, impulsos, ritmos de la conciencia, que al ser repetidos una y otra vez armonizan nuestra conciencia en sus planos más profundos y producen que la mente se calme.
A lo largo de la historia, diversas culturas han descubierto el poder sagrado de ciertas palabras o sonidos, y muchas de ellas han reconocido también que al pronunciar determinados nombres o vocablos se podía controlar el mundo interno, así como también el entorno.
En la antigua India se creía que quien conocía los verdaderos nombres de los dioses podía llamarlos y obligarlos a cumplir sus deseos. Lo más valioso de los mantras es que nos ayudan a conquistar el enemigo más difícil de vencer: la propia mente.
El origen de los mantras se remonta a los tiempos védicos, a miles de años atrás, incluso mucho antes que el nacimiento de maestros iluminados como Buda.
El más popular es el OM, considerado como la verdadera base de cualquier otro mantra, la sílaba sagrada, el sonido primario y universal.
El término mantra deriva de la raíz sánscrita “man”, “manas” (que significa “pensar”, o “mente”), y “tra”, de “trai” (que significa “proteger” o “liberar de algo que ata”). Así, un mantra es un instrumento que se utiliza para traer sosiego, liberando a la mente del flujo constante de pensamientos.
Otra forma interesante de verlo, es la siguiente: los mantras son sonidos que nos protegen de aquello que se repite sin cesar: preocupaciones, miedos, inseguridades, celos, dudas… que no son más que un rumiar de ideas negativas en la mente.

En un lugar lleno de personas existen infinidad de pensamientos que surgen y se desvanecen en fracciones de segundo. Al cantar mantras, todas las mentes se hacen una, el pensamiento se hace uno, el ritmo interno se hace uno. Esa unidad, o yoga, tiene una energía tan poderosa como cuando se reza o se medita en comunidad.
Los efectos de las vibraciones del sonido sobre los campos e impulsos electromagnéticos generan innumerables beneficios en los planos físicos, emocionales, mentales y espirituales. De tal forma, los mantras -que aunque provengan de la antigua India son patrimonio de toda la humanidad- son una eficaz herramienta para armonizar la conciencia de una persona, una comunidad y el medio ambiente.
Los mantras, entre otras cosas, mejoran la concentración, la relajación, el aprendizaje, la creatividad y la comprensión de los estados psico-físico-espirituales.

Comencé a cantar mantras hace unos 15 años, luego de tomar mi primer curso de El Arte de Vivir en Buenos Aires. Todavía recuerdo la resistencia que me generaba cantarlos cada vez que los escuchaba. Por suerte, pude ir soltando viejos prejuicios y de a poco fui abriendo mi corazón al insondable universo de los mantras.
Recuerdo que me sirvió, en aquel momento, saber que el significado de lo que se dice no es, en absoluto, lo fundamental, y que cuando cantamos mantras no le estamos cantando a nada ni a nadie; que no es una forma de rezar, ni de pedir…
Cantamos mantras -escuché años más tarde en India- simplemente para disfrutar de sus beneficios, para elevar las vibraciones en el espacio”.

Como médico, siento que el beneficio que nos ofrecen los mantras son infinitos e invalorables, especialmente teniendo en cuenta los altísimos índices de estrés, violencia, desarmonía y aislamiento que sufre el ser humano contemporáneo.
Fue mi maestro espiritual, Sri Sri Ravi Shankar, quien me alentó siempre a cantar, grabar discos y “popularizar los mantras”, en sus palabras textuales. Y así fue que comencé con Indra Mantras, hace ya varios años, para llevar los antiguos sonidos de la India a cada lugarcito de la Tierra y contribuir a elevar los valores humanos por medio de la música. También fue de gran inspiración en mi vida el ex Beatle George Harrison, quien ya a mediados de los ´60 comenzó a incluir mantras en sus canciones con el objeto de difundirlos en la sociedad, en tiempos donde prácticamente se ignoraba y hasta rechazaba gran parte de los inconmensurables tesoros provenientes de la India.

Y, por último: ¿Qué son los bhajans?
Bhajans son los mantras que se cantan en grupo, principalmente sonidos en sánscrito, sin una estructura musical establecida y con tempos vivos y variables. Bhajan significa “compartir”; compartir lo que la Divinidad misma es: paz, amor, cuidado, alegría, juego, vida, entusiasmo, inocencia, cooperativismo, amistad, diversión…
Existen innumerables anécdotas y episodios en las sagradas escrituras del antiguo Oriente, en las enseñanzas de santos y yogis y en las descripciones de dioses en donde se cantan bhajans y mantras. Entre los compositores más notables pueden mencionarse a Nanak, Kabir, Meera, Narottama Dasa, Surdas y Tulsidas.
Al cantar en grupo, cada persona entona lo mismo: una melodía, un ritmo o un sonido en particular, y las mentes se hacen una. Esa unidad genera una energía amorosa y profunda que purifica el sistema nervioso y el entorno.
Los bhajans son cantos de amor; sonidos que nos transportan de la mente al corazón; del análisis a la síntesis; del ruido y la perturbación al silencio y la quietud.

En resumen: el objetivo de cantar mantras es ir más profundo al silencio, hacia dentro de uno mismo. Del mismo modo que sólo es posible ver con claridad el reflejo de la luna cuando el lago está en calma, cuando la mente se aquieta y trascendemos la lógica podemos experimentar la vastedad de nuestro Ser.
*El autor es médico, músico -creador de Indra Mantras-, periodista e instructor de El Arte de Vivir.

Si querés saber más acerca de Indra Mantras y sus próximos shows haz click aquí.

El servicio dentro del servicio


La semana pasada en la Escuela Secundaria n39 de Mariano Acosta se les propuso a los 200 adolescentes hacer una actividad de servicio el último día del curso. Habíamos hablado de la responsabilidad durante el curso y les pregunté si les gustaría cuidar más a su escuela y si les parecía lindo pintarla. Todos dijeron que ¡Sí!

De esa manera terminaron los cursos: respiramos y meditamos todos juntos y luego comenzó la jornada de pintura. Empezamos por los pasillos, y un paredón. Luego seguimos por las aulas, las mesitas en donde ellos estudian y también les hicieron dibujos o pusieron frases y afuera pintaron murales hechos por ellos.

Los más terribles eran los que más trabajaban. Me llamó mucho la atención uno de los chicos, Jeremías, de unos 13 años que durante todo el curso estuvo sentado al fondo sin 12108281_10208430414306476_1088058028907954062_nparticipar del curso, sólo miraba la pantalla de su notebook, ubicada debajo de la mesa. Cuando empezamos a poner las cintas de papel, le dije: -Vení Jere, ayudame a poner la cinta- Así lo hizo y se fue entusiasmando, después agarró el rodillo y pintaba con ganas (para cualquier lado pero no importaba). Y más tarde, cuando yo necesitaba ayuda, entraba al aula y pedía voluntarios y él era el primero en levantar la mano.

La directora no lo podía creer, estaba tan feliz que hubo armonía en el lío, que los chicos participaron sin pelear. En un momento llegó el hombre de la imprenta que nos traía los diplomas para los chicos y mientras miraba los colores de los pasillos y de las aulas dijo que él va a la escuela desde que se inauguró y que nunca la había visto así, que estaba muy diferente.

Ver a los chicos pintar, limpiar, ensuciarse las caras y divertirse y también el resultado de encontrar la escuela nueva, como con más vida, fue algo hermoso. Que los chicos sientan que pueden hacer útil, que son útiles. Que pueden hacer algo diferente por su escuela y también por la sociedad y poder experimentarlo, es lo más hermoso del servicio.

Si querés saber más acerca del proyecto en esta escuela haz click aquí.

20151027142731

 

 

Hasta el asesino más violento puede volver a su verdadera naturaleza


¿Dónde se inician los ciclos de violencia? ¿Cuál es el gen que contamina a todas las sociedades, desde las más pobres hasta las más avanzadas?

VenezuelaLa violencia hoy está en nuestras casas, en nuestras vidas, a veces de
manera inconsciente en la relación entre padres e hijos. Y la cárcel no está solo tras las rejas: puede ser una cárcel nuestra propia casa, nuestra propia vida, nuestra pareja, nuestro propio cuerpo. Se puede vivir encarcelado en uno mismo.
El gen de la violencia está a diferente escala en cada uno de nosotros, y por eso la reducción de la violencia parte de cada uno mismo.

Somos responsables de volver a conectarnos de cero con lo que somos, con nuestra esencia, que en realidad es puro amor, y des
de ahí rearmar la trama social.

Hasta el asesino más violento puede volver a su verdadera naturaleza, q
ue es la alegría y el disfrute de la vida, si reduce los niveles de la hormona responsable del stress y la violencia en su cuerpo.

Las técnicas que se enseñan en el programa Cárceles que el Arte de Vivir lleva a los penales, probaron este hecho con resultados favorables en más de 10 mil internos que ya tomaron los cursos en Argentina y miles de más en el resto del mundo.

El Programa se ofrece en más de 20 unidades penitenciarias en Argentina y en otros países de latinoamerica como Venezuela, México, Colombia, Chile, etc. Donde se hace yoga, ejercicio intenso para el cuerpo, reposo intenso para la mente, juegos. Y la acostumbrada pregunta del final a los internos: ¿Se sintieron libres a pesar de estar presos?. Y la respuesta siempre: Sí.
Venezuela 4